Patria y Libertad

PATRIA Y LIBERTAD
Drama indio
(Fragmento)

PADRE ANTONIO. La religión acatamiento ordena
Al rey nuestro señor! La curia docta
A tal ingratitud traición llamara.

MARTINO. ¡Traición? traición decís? ¡Oh, no! en su órbita
Los rayos se estremecen fulminando
A quien así la humanidad deshonra!
El que una falsa religión predica,
El que una ciencia enseña mentirosa,
El nieto de un herrero que engalana
Su pecho necio con la cruz que compra;
Los que en la frente la medida llevan
Exacta de los yugos; los que adornan
Con lágrimas sus casas; los cobardes
A quien rodillas faltan, y fe sobra,
No son las fuerzas de la patria vivas Que de su seno predilectas brotan:
¡esclavos son que el complaciente dueño
Acaricia magnánimo y adorna! –
Esa que llevas cenicienta capa,
Tú, padre Antonio, imagen tenebrosa
Es de la oscuridad en que nos tiene
La España que te paga, porque ahogas,
Ayudándola bien, al pueblo mismo
En que viniste al mundo!-

Esa corona
Que lleva tu bastón, señor ilustre,
Corona es de comedia, con que mofa
El dueño diligente al siervo niño
Que besando el dogal que lo aprisiona
En contemplar sumiso se entretiene
De su vergüenza la dorada forma! –
Y esa, grave doctor, que larga pende
De tu egregio bastón, ilustre borla,
Manojo es de los látigos terribles
Con que la mansa espalda nos azotan! –
Uno, dos, veinte látigos,.. Afuera
Látigos, mantos, borlas y coronas!

PADRE ANTONIO. Jesús!

MARTINO. Jesús? el nombre del Sublime
Blasfemia me parece en vuestras bocas! –
El que esclavos mantiene, el sacerdote
Que fingiendo doctrinas religiosas
Desfigura a Jesús, el que menguado
Un dueño busca en apartada zona;
El que a los pobres toda ley deniega,
El que a los ricos toda ley abona;
El que, en vez de morir en su defensa,
El sacrificio de una raza explota,
Miente a Jesús, y al manso pueblo enseña
Manchada y criminal su faz radiosa!

PADRE ANTONIO. Criminal el Señor?

MARTINO. Criminal fuera
Si apoyara su borla y tu corona!-
Si mi padre Jesús aquí viniese
Dulce la faz, en que el perdón enflora;
Si al indio viera mísero y descalzo,
Y al Santo Padre que salud rebosa;
Si de los nobles en las arcas viera
Trocada sin esfuerzo en rubias onzas
La carga ruda que a la espalda trajo
India infeliz que la fatiga postra;
Si en las manos de uno el oro viera
Y la llaga en las manos de la otra,
¿De que partido tu Jesús seria:-
De la llaga o del arca poderosa?. . .
¡Responde! No: -Responde Jesús mismo.
Tu sentencia la ha dicho por mi boca! –

¡Que hoy el catolicismo, padre Antonio,
Del cristianismo es,  muerte y deshonra!

O.E.,t. I,pp. 129 – 130