PRINCIPIOS MÍOS

PRINCIPIOS MÍOS

Tal como se la busca, no existe en ningún orden intelectual, la ciencia trascendental. Existe distinto genero de cosas, y cada una de ellas es una verdad, y cada genero hace genero distinto de verdades. Hay armonía entre las verdades, porque hay armonía entre las cosas; pero de esta armonía no se puede decir que todas las cosas sean una.

Se confunde aquí lo entendido con lo inteligente. Hay un ser en quien todo reside, y en el se asienta y se resume toda verdad: el es el ser generador de las verdades: no la verdad en el encerrada y creada por el.

Ni existe el principio absoluto de los conocimientos humanos que busca Fichte con tanto afán en su Doctrina de la Ciencia. En cada ser hay un principio de conocimientos; pero no es un conocimiento principio de los demás; es una inteligencia capaz de conocimientos y dispuesta a conocer. Las cosas hacen impresión en ella, y ella conoce las cosas; he aquí como los conocimientos se comienzan y se forman.

El principio de conocimiento de las cosas está en las cosas mismas. Se conocen tantas cosas como cosas hay. Cada cosa es principio de conocimiento de sí. El universo es la reunión de todas las cosas, lo que implica reunión de todos los principios del conocer de las cosas. El universo es el principio de los conocimientos humanos.

El yo no es un principio absoluto de los conocimientos humanos. Es un agente dispuesto a conocer.

———————————-

Cuaderno de Apuntes No.2 (1871-1874).

O. C., t. 21, pp. 55-56